miércoles, mayo 13, 2009

El mar a lo lejos, resuena antes de la lluvia.

Durante el dia, vi pasar las estaciones una a una, ví el otoño al despertar con el ligero frío empañando los vidrios de la sala vacía, fué el despertar común de la zona costera, la mentada baguada costera que es anunciada en los noticieros nocturnos posecionandose del litoral nortino como todas las mañanas de Otoño. Mas tarde, después de la ducha, salgo al aire libre con el cabello humedo sintiendo la fresca brisa en el rostro, refrescando los pensamientos comunes de quien empieza el día rutinario de los trabajadores de este pais, de quienes por efecto de la rutina, salen hacia sus labores , como autómatas. Extraña palabra inventada, mejor dicho consecuencia de un pensamiento provocado a los primeros pasos en busca del transporte hacia la oficina, la obra, la escuela, o simplemente , en busca del pan diario...


Ha esta hora de la noche, solo siento el tecleo rítmico y el dolor en mis manos heridas por las herramientas usadas en el pulido de un piso de roble, ajado por el traqueteo de varios veraneos de el cliente de turno, que paga por tener sus pisos brillantes los fines de semana largos, los que para mi significan espacios de tiempo inertes, infertiles y improductivos.. Pero que hacen que de este dolor los $os. necesarios para que a esta hora pueda disfrutar de una agradable música, el sour" de turno y el cigarrillo complice a la espera de la primera lluvia..


En otras latitudes, la lluvia hace tiempo que se apoderó del paisaje, del día y de la noche, sin embargo, acá, en este pequeño pueblo significa un acontecimiento importante, significa vida, significa que los prados amarillentos comienzan a asumír el color verde de la vida nueva, el verde que alegra los roquerios del secano costero, el verde que alimenta el espíritu y humedece el alma.. El verde que inspira la distante Primavera y que hace que el frío del Invierno, floresca a la espera del calor de la mediatarde.. Antes de que llegue el sueño , aprovecho de escribír sobre esta noche de ruidos a la espera de la primera lluvia...




El mar a lo lejos resuena antes de la lluvia



¡No sabes lluvia cuanto deseo que llegues!

Quizás tu repicar silencie mi noche insomne.

Lluvia que no llegas a acallar mi espíritu,

siento tu humedad esta noche de ruidos

de estrellas silenciosas tras las nubes grises

de luna escondida a medio brillar.

Noche lenta de nostalgia y pena..

¿Donde te has quedado, lluvia?

Quizás no quieres apagar el fuego

que esta noche quema mi alma en pena..

Y tu ,mar que no descansas, mar ruidoso.

Como quisiera correr hacia el día

cansarme de caminar nocturno

para calmar el clamor, la marejada.

Cual recuerdo de mi amada ausente.

Mar azul de antes de la lluvia ,

espumoso, de agitadas olas.

Noche oscura de impacientes nubes

compañeros nocturnos de mi alma en pena...

Pena silenciosa, compañera señera y dolorosa

pena insomne y ardiente

de las que no callan por ser tan dolorosas.

Pena de no estar contigo

mi amada del mar antes de la lluvia..
Emilio 2009.-


1 comentario:

MANE dijo...

sople y sople ,para que tu amada lluvia se desplasará hacia las costas donde vives ,espero que la disfrutes....

un abrazo