miércoles, septiembre 12, 2007

Once o Doce?

Que importa, es un espacio de tiempo, hoy hace 34 años atrás, que para muchos significó la muerte, y para otros el nacimiento, o la vida nueva... Que importa ahora...
Quizás un ejercicio para la memoria, o un remezón a la conciencia.
Hace 34 años, algo sucedió, algo se vivió y hoy, solo es una imagen en la TV, oscura y medio en llamas, con sonidos parecidos a guatapiques de fin de año o solemnes ceremonias , de rostros difusos y sonrisas aparotosas,también tiene un significado para los que apenas habían nacido, y también para los que a fuerza de consignas han aparecido.
Once o doce?, la diferencia la marcan apenas unos segundos, entre la medianaoche y el nuevo día..
Para mí, fué el abrupto despertár en San Antonio, entre la comodidad de la cama del Hotel Llolleo y el caminar apurado hacia el Molo Sur de San Antonio, en Barrancas, el saludar de los guardias junto al puesto de la tía x, que vendía los desayunos de sopaipillas y pescado frito a la entrada, justo al lado de la Juan Aspe, Un despertár de olores a fritangas y langostinos cocidos en los fondos, junto a los arpeos de los barcos pesqueros, que llegaban de madrugada a atracar entre los sitios, junto a los mercantes que de madrugada salian al oriente, con los tesoros de la tierra y minerales que hace 34 años YA eran el sueldo de Chile...
Hoy no encuentro diferencias, son los mismos caminos adornados con peajes y TAGS, son ls misms rutas, un poco mas rapidas y quizás mas seguras, pero son , los mismos paisajes que rrecorría hace 34 años...
Las barricadas en La Victoria, y los balazos en La Pintana, hacen una pequeña diferencia...
La gente muere...
Y morír, es la diferencia entre estár boca al suelo, con una ametralladora en la sien, amenazante, que dice: (En la boca de un joven sub-teniente)...
Mira cabro..Hoy podría apretar este gatillo, nadie diría que te asesiné, solo en un informe diría: Cumplí con mi debér, porque estamos en guerra... Nadie podría decír, que esto pasó... Solo, te pido, que vuelvas a tu espacio y te quedes tranquilo...
Fueron las únicas palabras que he recordado durante 34 años, y son las palabras mas importantes para mi acerca del Once, o doce, pués, esto sucedió, en la madrugada del once en Tejas Verdes, lejos de mi casa y de mi familia... Es lo que recuerdo.
Horas después, disfrutaba del mejor platano verde de mi vida, del mejor baño de mi vida y del mejor despertár después de 24 hrs. en San Antonio..
El Once fué, un Martes, igual que hoy, hace 34 años.
El Viernes, viajaba en una camioneta, desde San Antonia Santiago, en la pick-up, es decír atrás, entre bultos, cajas de platanos y maletas, llegaba a las cercanias de mi casa en Gran Avenida, justo antes del "Toque" de queda, poco después, sentía,.. los balazos y los repiqueteos de las ametralladoras... Sonido ambiente para aquellos años...
Han pasado mucho años, 34 exactamente, y aún hoy puedo hacer las diferencias, entre lo correcto y lo incorrecto, entre lo que mi alma me pedía, LIBERTAD, y lo que el destino me inponía., Agachar la cabeza...
Hoy se, que el destino fué benigno conmigo, y con mi país, hoy se, que valió la pena el toque de queda, hoy se que esa bala que se alojaría en mi cabeza, hubo de alojarse en otra que hoy no existe... Hoy se que la voz de la historia , replica en mis palabras y la conciencia de aquél joven sub-teniente pide perdón a los que alojaron esas balas...
Hoy, once o doce de este mes, es solo un recordatorio de la insensatéz humana, reflejada en una simple palabra dicha a medianoche, y con la lengua trabada...
Nunca mas...
No vale la pena.
El espiritu de mi Padre, está rondando...
Aún tenemos Patria ciudadanos... El lo decía, en broma o en serio,.. lo decía..
Y mi Padre, hoy salío de la UTI y tiene pasta para ratos...
Los milagros, existen...
Si no preguntenme...

No hay comentarios.: