miércoles, octubre 27, 2010

No Mas Violencia Contra la Mujer...

Es lo que veo en la TV, en un anuncio, la violencia manifiesta en brutales imagenes cotidianas, en las noticias, en el barrio incluso en una simple conversación entre un hombre y una mujer.
Mientras bebo un café cargado y fumo el último cigarro y repaso mis correos en busca del ansiado remitente que me trae esas palabras que desde el pasado reviven la inmadurez de mi juventud y los erroneos conceptos de hombría que nacian de una cultura adquirida por los genes ancestrales, de mis antepasados, de la falsa concepción impuesta por nuestro yo animal, reflexiono en silencio en torno a mi último viaje...

Cuando comienzo este posteo, han pasado muchas horas desde que salí de mi hogar en un viaje increible, he recorrido cientos de kilometros, he visto cientos de rostros, paisajes y entrado y salido de lugares, efectuado trámites y conversado con secretarias, oficinistas y personajes de toda índole.
Sin embargo lo trascendente fué el descubrír que lo mejor de todo es viajar por los paisajes internos y las sensaciones que provocan el contacto leve de un saludo, las miradas llenas de silencio y el anónimo caminar entre la multitud de la mano con nuestras propias emociones.
Descubro en el descanso del regreso al hogar, que la paz interior es la que manda en el teclado, que las palabras fluyen al compas de los recuerdos de una vocecilla que llega desde la señal escondida en un gesto, y de una lagrima que se diluye en la pupila brillante.
Ni siquiera las noticias cotidianas, las muertes sorpresivas, el ladrido nocturno atravesando la noche oculta tras el calor hogareño ni el tic-tac del reloj que anuncia la hora inumera de la nostalgia hace que la paz interior se interrumpa, la palpo, la respiro, definitivamente la he conquistado.
¿Y como puedo estar tan seguro?, ¿Como apellido a esta sensación parecida a la felicidad??
Puedo separar cada uno de esos recuerdos y detalles de este viaje y la suma de todos hacen la ecuación perfecta de un gran día.
¿Como olvidar la mirada del hijo amado en el encuentro apresurado en la Plaza ?¿Como evitar la sonrisa de la gitana arrugada que te extiende su mano?¿ Como olvido las miradas a través del ventanal mientras camino lento del brazo de la amiga?
¿Como escribo lo que sientes al escuchar la voz de un angel?
Me enfrento a mi yo interno y la pugna por gritar al mundo que he descubierto la felicidad o algo parecido a la paz interior, quizás el inicio de todas las cosas, el inicio de un amor imposible o la aventura de descubrir que aún puedes sentír ...En un simple viaje?
Cuesta, es un artilugio que aún no logro inventar, ni un enigma que no puedo resolver...Es un juego interrumpido por el tiempo, el final de una jugada del azar, un paradigma de los dioses que habitan en el universo de los poetas.
¿Acaso una alucinante paradoja del destino?...

La respuesta está escrita en estas líneas, oculta por la imaginaria seda transparente de un beso fugaz o de un suspiro entrecortado mirando el horizonte. Un viaje puede ser el cambio entre un alma solitaria y perdida a una plena y gozosa. Puede ser la diferencia entre la noche y el día, la distancia entre la lucidez y la locura y a la vez todo esto en una simple palabra...Amor.

Al terminar me sumo a los que han comprendido que la igualdad de generos y que entienden que la cobardía es el callar ante la violencia contra la mujer, que también se peca por omisión y que la mentira es la base que engendra odios.
Mi homenaje a todas esas mujeres maltratadas:

"Avecilla nocturna

desplazando el horizonte

perdido de su ala rota


vuelo inconcluso del esperanzado pensamiento

allegado al olvido.

Llegando desde la alcoba refulgente

en aromas de cristalino licor miel y anís

mezclados en

un solo deseo

y el sol grita mientras la nieve desflorada

húmeda se arrastra hasta mis manos

ávidas conteniendo muros de impotencia.

La mirada perdida

despierto con el rayo de luz en el teclado.

Amanece."

Luis Emilio.-

No hay comentarios.: