miércoles, julio 16, 2008

El Allegado



Vuelvo a la página en blanco, es la típica muletilla para comenzar a escribír...Cuesta ordenar las ideas cuando se agolpan, pujando por salír o decír... La verdad es que no tenga nada nuevo que escribír, son las mismas e idénticas vivencias de un personaje en primera persona que escribe en su blog.

Lo diferente es que hoy obedezco a los impulsos, ansiedad, ganas de, no se.. Decír por ejemplo: Quiero escribír los versos mas tristes esta noche...

Eso me suena a Neruda.

Es de Neruda, sin embargo es universal, también mío. Y lo repito.

El face me trae los mensajes de la gente que quiero, de la que amé, de la que deseo saber.. Es mágico.. De pronto tengo el mundo a mi alcance.

Entre otras personas que he contactado, está la musa de mis 16 años, ella que se fué en busca de su destino a los catorce, tras un imposible, que recibió la ayuda de los gitanos, si de los gitanos que la acogieron, alimentaron y también ayudaron a su retorno a casa, justo dias antes de año nuevo de ese año de los 70", ella, la que creía olvidada y muerta en tierra santa, la que partió a conocer el otro mundo, la que cultivó lechugas en un Kibhuts, la que a fuerza de lo cotidiano aprendió el hebreo... Hoy vuelve diferente y desmemoriada, sin las ganas de aventuras, con un manojo de recuerdos que no tienen el sabor de nuestra patria. Ella que pregunta quien soy, donde viví, que pide a gritos una foto que la lleve a sus 14 o quince...

También llegan vía web, las fotos de mis hermanos en la montaña, los amigos del Lastarria y del Arriarán, esos que crecieron con la dictadura, que se acostaban temprano por el toque de queda, que vivieron el exilio y el desarraigo, también la represión.

Otros aparecen desde el pasado, con sus canas y barbas a cuestas, con sus rollos y kilos de mas, con una chorrera de cabros y hasta nietos que llevan sus razgos mestizos de sucesivos casamientos y emparejamientos, cargados de nostalgia de aquellos tiempos de blanco y negro.

También nuevas generaciones brotan de la mano de la tecnología, con sus web cam y videos a todo color, con reminiscentes y antojadizos cliches, con las espaldas curvadas de infortunio y esperanzados aleteos de sobrevivencia..

También los parientes entrañables, que de la mano de sus hijos y nietos se conectan a esta nueva realidad. La realidad virtual.

La que hace posible que esta página en blanco, se llene de una vez y por un rato.
Ya lo ven, no es cosa de impulsos, es cosa de ser quien uno es, un allegado a este mundo virtual.
Otro día mas y el olvido transitorio.
Nos vemos.-


No hay comentarios.: