lunes, agosto 27, 2007

Vade retro...


Justo el día que escribí acerca de los advenedizos y personajes inescrupulosos que pululan cercanos a nuestras vidas normales, se producía un encuentro en una calle cualquiera de este pueblo chico... Era el comienzo de una especie de pesadilla, mas bien un conventilleo que se ha convertido en una bola de nieve, y que afecta a mas personas de las 2 que dialogan en la calle, imagino, en voz baja y con miradas al rededor en busca de posibles miradas interrogantes y cuidando que las expresiones no llamen la atención...Imagino también, la sorpresa de quien escucha dichos que hacen flaquear los valores y arremeten en la psiquis de quien no tiene claro su presente y mas aún el futuro.

Pesadilla que despierta el sabado por la mañana, después de un plácido sueño y con la perspectiva de un día asoleado y claro, donde las horas frente al mar serían como el corolario de una felicidad latente y armoniosa..

Los siguientes diez minutos, después de la conversación teléfonica, son el resumen de todas las pesadillas y caldos de cabeza de mis 52 años.

Fué el comienzo de una batalla mas para desmistificar la aparente y frágil línea entre lo correcto y lo incorrecto.

Para mí fue el despertar mas brutal de mi vida...

Paso de ser un heroe a un villano...

Y de la peór especie.

Soy víctima de una infamia..


Durante los años que escribo, nunca he sentido que la espontaneidad arremeta con tanta fuerza en mis palabras, nunca he sentido que deba justificar o adornar los dichos y menos usar eufemismos para decír Maldita sea...


El dialogo, en la calle, el cruce de palabras entre dos personas es el comienzo de esta pesadilla que no termina y que toma caminos dantescos (de Dante)., y que entre los vacios que se producen entre frase y frase, llegan casi hasta el mismo infierno, sin necesidad de sentír los rigores del desencanto y la frustración.. Es el mismo infierno.


Lo peor es despertár un sabado por la mañana, cual marido engañado, sin poder detener la bola de nieve creada entre calle y calle , con simples palabras entre dos personas.


He cruzado la línea de la tolerancia, he agotado la cuota de paciencia que me pueden dar los años de entrega desinteresada y en la que he sustentado los valores mas importantes de la vida familiar, he dicho basta...


Basta de aceptar que cualquiér hijo de vecino basureé tu labor, tu trabajo de años, tu entrega por ideales y tu credibilidad ante la sociedad. Basta de sobar el lomo a "amigos", que a la primera de cambio te apuñalan en la espalda. Basta de entregar tú tiempo y trabajo por causas perdidas, basta de luchar contra los estígmas que te imponen tus habitos de vida, tu vocación de poeta, tu bohemia tardía...

Ahora debo enfrentar con dignidad, la verdad.

Si bien cada uno elige su destino, llegó la hora de torcer el destino, de tal manera que esos malnacidos, que por su incapacidad de dominar sus propias bajas pasiones, y que se dedican a arreglar sus mundillos a costa de los demás, difamando y injuriando gratuitamente, sin pruebas, sin medír las consecuencias, incurren en la mas baja de las acciones humanas. Mentír, mentír, que algo queda..

De que sirven nuestras leyes, si a a la hora de defenderte ante una infamia, todo es traducido en dinero?, De que sirve el apoyo incondicional de nuestra familia, si al final la herida queda y la cicatríz nunca se borra?..

El daño ya está hecho, no importan los argumentos ante la ley o ante la sociedad, se ha sembrado la duda , y por mas que invierta tiempo y dinero para revertír los dichos, se ha consumado una injusticia.

La única salida que he tomado, es a través de este blog... Es mi deshaogo, es mi espejo.
Y por sobre todo, lo que sustenta mi defensa ante la injusta calumnia, es el apoyo incondicional de mi amada esposa y mi hijo Matias. El inmenso amor que recibo de ellos, solo es comparable a mi tranquilidad de conciencia y la inmensa fe, en que la verdad es la que siempre se impone.

Mi vida está aquí en estos pocos años de escribír,transparente. Mis verdaderos amigos, mis lectores juzgarán.

De verdad, con mucha esperanza del futuro, les saluda. Luis.-

No hay comentarios.: