jueves, agosto 30, 2007

El Purgatorio




Purgatorio, es la palabra olvidada durante tres o mas dias, palabra simbólica y decidora,


sin saber su significado real, la asocio a lo vivido estos dias, en que las sensaciones se mezclan con la adrelanina producida y espontanea del diario vivír. Sobre todo si viajas en un auto del 2000 adelante, que puede correr en nuestras carreteras entre 120 o mas kmts. por hora, solo y con el tiempo en contra...


Un amigo policia, diría que es una locura.


Excepto el Michael, o Maikel, que no tiene una espada de Damocles sobre su cabeza (Porque representa la Ley), porque es apenas un primo lejano. O quizás un personaje inesperado en una historia de Filipinos o Coreanos , donde lo anácronico es el ASADO...


Que tiene que ver un asado en nuestra historia ???


Mucho, diría un entendido, o quizás Too much.


La auténtica versión de lo acontecido, la relató el perrito que recogió los huesos del asado, y el personaje anónimo, que después de la jornada hizó el aseo en el quincho del Eden.


Una historia fragmentada e inconclusa que es solo parte interesada, la eufemística mirada a una gran chambonada: EL OLVIDO.

Parece el nombre de un lugar y también de una neurona perdida, el nombre de un arbusto seco, ansioso de agua y transparencia.
Apenas un poema y un dibujo escrito en una servilleta.
Vientos que no dejan huellas, se clavan en mi piel desnuda,
Así comenzaba el poema que recitado en el Salón Municipal , hace unos años atrás, recibía los aplausos de los cirscunspectos asistentes ante el poeta emergente de Los Vilos, uno mas que a los aleros del Centro Cultural Puerto Azul, trataba de que al menos fuese publicado un fragmento.
Hoy, después de muchos años, este fragmento aflora desde el Purgatorio, justo los primeros peldaños antes del Infierno...
Son los vientos constantes de mi pueblo,
Seguía el poema, hasta que la voz pausada de este personaje, se diluía entre los aplausos del público, sin siquiera un análisis, sin siquiera una crítica...
Fueron los tiempos de:
Corsarios y villanos, mezclados
vileños y allegados...
Todos juntos en común destino.
El contexto era político, yo solo fuí un poeta.
Y así, llégo al purgatorio, en el camino obligado hacia el infierno..;
La sin razón del olvido pasajero, del alzheimer, del siglo 21, ese mal de los adictos y la bohemia vileña. La antesala del karma.
Purgatorio llamé al aquel recuerdo perdido, cual hoja seca llevada por el viento, pisoteada y triturada por la impaciencia y el desatino..
Pero te tengo, recuerdo mal nacido desde el fondo de mi vaso...
Pero ya te dejo, por que no vales la pena...


No hay comentarios.: