viernes, agosto 24, 2007

Cabezas de pescado.-






La última vez que salí de casa un fín de semana, de visita a una familia amiga, entre copa y copa descubrimos antiguas y ocultas afinidades, cuestiones en común desde tiempos adolescentes, como por ejemplo haber vivido en epocas paralelas en el mismo barrio al sur de Santiago, en casas enormes con parrones y subterraneos, con gallineros y mascotas, donde los abuelos salian de compras a la feria dos veces a la semana e infaltablemente nos colgabamos al carrito de las verduras y buscabamos ansiosos al heladero que vendía los "campeones", esos helados de vainilla y chocolate, con palito de coligûe y que se derretía antes de terminarlo entre nuestros dedos pegajosos... También descubrimos nuestro pasado de boy scout, que nos llevaba cada verano de campamento entre los cerros de "Las Peñas", con interminables caminatas hacia la laguna del Encanto y fogatas con canticos y juegos de pañoletas.-
También recordamos a los curas del Arriaran Barros, el colegio Salesiano, donde el Cardenal de la moneda de 500, también hizo clases (Fué profesor del tio Hector, historia que relaté el año pasado), Recordamos también otros sectores del barrio y sus calles añosas que hasta hoy mantienen el espíritu de barrio, a pesar del Transantiago...
Los recuerdos y anécdotas estuvieron bién hasta la 5ta. copa de aquel whisky de 5 lucas y el estomago vacío... Después recuerdo vagamente el regreso a casa, medio dormido en el asiento del acompañante y los alegatos de mi esposa, por la hora tardía y mi lengua traposa.


Lo peor es el vacío entre las 4,00 am y el despertar dominguero casi a mediatarde.

Fué un grato momento, en los que olvidamos la problemática que nos convocaba y las conclusiones las veriamos solo el día Lunes, después de que el sentimiento de culpa por lo dicho en ese estado de cuasi amnesia, es aclarado con las disculpas y las risas... Así es la amistad...

Caleta Totoralillo( desde las rocas)




En estos dias también he recorrido y reencontrado los lugares y picadas de pesca, superada ya la tendinitis y relajado de los avatares económicos, he logrado tranquilizar las ansiedades sintiendo los piques y las sensaciones de la pesca del lenguado, a pesar que en esta época del año es escaso, resultado de ello y con la pesca obtenida en la caleta totoralillo, desde la roca "plana", he sacado algunos lenguados (4) de tamaño aceptable (Los pequeños, debemos devolverlos al agua) y a pesar del mar malo y las marejadas, desde allí es posible sacar casi siempre , la técnica es usar un armado simple y plomos tipo "misiles" de 30 grs, y recoger o "trolear" en forma constante, evitando las trabas (rocas), el pique es muy perceptible y la sensación es estupenda, pués debes luchar contra las corrientes y evitár que el lenguado se "esconda" tras las rocas, debes sacarlo del agua, aprovechando la ola, que lo acercará casi hasta sobre las rocas..


Hoy , producto de lo anteriór, he disfrutado un esquisito lenguado al "micro" con salsa de champignones, acompañado de arroz y vino blanco frío.

(La receta es la siguiente: En una fuente pirex, sofría cebollitas picadas en pluma, zanahorias ralladas en tiritas, aliño completo, una pisca de eneldo y cilantro en hojitas, sofreír en aceite vejetal un par de minutos, luego adobar con el sofrito 4 filetes de lenguado, agregar una pisca (un par de chorritos) de vino blanco, agregar unos chorritos de leche y poner al microhondas 4 a 5 minutos. En una cacerola, aparte preparár una salsa de champignones de la siguiente manera: Picar una taza de cahmpignones frescos, agregar una pisca de cebollitas picads y condimentos completo, freír un par de minutos hasta que los ingredientes estén blandos, luego agregar una taza de leche fría y 1/2 taza de agua fría, agregar una base de salsa de champignones Maggy, revolver de acuerdo a instrucciones y ya...
Servír los filetes de lenguado, agregar la salsa a un costado y encima, acompañár con arroz blanco o puré de papas. Servír caliente y acompañar con vino blanco... A Disfrutar...



Quienes no disfrutan son aquellos advenedizos, que vuelven de ves en cuando a revolver el gallinero, me refiero a aquellas personas que por ansias de figuración, con egos sobre-dimensionados, que creén que por haber llevado vidas sacrificadas y haber tenido un pasado duro en otras latitudes, ya sea por cuestiones sociales o políticas, o por los vaivenes ecónomicos propios de la naturaleza humana y por las leyes pendulares de nuestra sociedad cultural, hoy vienen a nuestro pequeño pueblo a "revolucionar" con sus ideas de "cambio" a nuestra comunidad acostumbrada a la tranquilidad y bucólica idiosincracia. No reniego de los emprendedores, que crean trabajo y progreso a nuestros habitantes, tampoco reniego de quienes por su talento y conocimiento, se insertan de manera armónica a nuestro quehacer, integrandose y adaptandose a nuestra realidad, aportando con valores y enseñanzas que lleven al crecimiento de nuestros niños y jovenes. Los actuales dirigentes que nacen a la vida publica, desde todos los ámbitos del quehacer ciudadano, lease: juntas de vecinos, clubes deportivos, centros de padres de los colegios , Centros de madres y ancianos, y de las organizaciones sociales dependientes del gobierno comunal, tienen sin duda una vocación de servicio publico, sin embargo existen personajes que tras un aparente altruismo, son personas inescrupulosas, que "disfrazadas" de dirigentes, logran posesionarse de pequeños espacios de poder, que los hace casi "Intocables" ante sus pares. Es así como en nuestro pueblo, se han creado "castas" familiares , que se han apoderado de estos espacios de poder, que ha la larga les ha significado estár desde distintos y escalonados niveles en puestos de orden político, desde la base hasta las cúpulas de gobierno comunal.



Es fácil encontrár a estos "iluminados" que pretenden meterse hasta en los lugares mas íntimos de nuestra vida, que a la larga influyen hasta en la educación de nuestros hijos y en nuestro futuro como personas independientes.



No nos dejemos engatuzar con sus prédicas y altruismo, con sus falsas promesas y reivindicaciones sociales, lo único que lograremos será aumentar su egocentrismo y su status social, en un medio en que las máximas aspiraciones del ciudadano común, son el progreso material ,la tranquilidad, el bienestar y seguridad familiar .



Un buen dirigente, sin intereses personales y con verdadera vocación de servicio público, es respetuoso de las instituciones, de las leyes y de las reglas democráticas. Un buen dirigente hace eco de las mayorias a quienes representa.



Un buen dirigente, incluso es digno de las minorias, pero con dignidad y humildad. Las dictaduras y los dictadores son parte del pasado. Recordemos que siempre la razón está antes que la fuerza, y como dice mi padre "Distancia y categoría", y al que le venga el sayo que se lo ponga.
Hasta la próxima.-


(Saludos a Pablo: ¡¡Animo compadre!!)

No hay comentarios.: