jueves, diciembre 14, 2006

Reflexión despues del dia despues.-(Y de Fin de año)

El futuro es Ahora, mientras escucho mi radio favorita, junto las palabras que se agolpan en el procesador interno ubicado en algún espacio de la materia gris. Ni siquiera el bombardeo de información recibida en estos dias es suficiente para concluír una teoría respecto al Futuro de nuestro pueblo dividido (Quizás la única conclusión). Sería propio de un lenguaje sociológico y antropológico explicar las razones de lo ocurrido en nuestro país durante mas de 30 años, la historia chilena es el compendio de infinitas historietas ocurridas en cada uno de los compatriotas que conforman este país de contrastes. Quizás mis relatos no pasen mas allá de simples anécdotas que serán interpretadas de acuerdo a la sensibilidad de quien las leé, sin embargo, confío en que la trascendencia o importancia del relato se dará en el fuero interno de cada quien,
como respuesta a las emociones que provoquen los recuerdos de personajes que han tenido una relación directa en mi formación como escritor.
Esto que he guardado durante dias, fué el borrador de un momento de inspiración, mejor dicho de reflexión en la busqueda de las explicaciones a las vivencias de estos dias de fin de año, en que las emociones y lo material se funden y crean el llamado Espíritu Navideño.
Espíritu Navideño que en el mundo de los negocios (Por ejemplo) es solo una marketeada frase, adornada con suculentas ofertas equivalentes a % de interes y/ o descuentos.
Se hace una útopia a la hora de conversar con el Agente del Banco de la Plaza, aquel encorbatado y sonriente personaje que asoma su naríz tras los escritorios de diligentes funcionarios, en la busqueda de las imperfecciones, atento a los posibles "Buenos Clientes", sobre todo aquellos impacientes emprendedores en la busqueda de ayuda económica ahora que se acercan las fiestas de fin de año y las vacaciones...
Inescrupulosos mercaderes que lucran con los dineros ajenos, peor aún, con las ilusiones y esperanzas ajenas.
El perfíl de un buen "Agente", es aquel que no se conmueve con el llanto o la impotencia de una mujer , ni con los arrebatos y el enfado de un hombre en apuros económicos.
Es un buen agente aquel que no le importa la opinión del ejecutivo de ctas, del subalterno o del que tiene un trato directo con el cliente. Su palabra es Ley... Hasta el alcance de sus atribuciones...
Rinde cuentas a la Gerencia Regional y cumple metas, aunque eso signifique arruinar los antecedentes de un buen cliente.
Su peor Karma es que alguien le diga : "Me voy de este Banco", "Cierre mi Cta. Cte"...
Existen algunos, dependiendo del Banco o del Grupo Económico , que tienen una "Política del Banco", frase recurrente a la hora de dar alguna explicación que contenga algún contenido valórico. Para ellos es su máxima justificación, después de protestar algún cheque o efectuar un cobro de comisiones sin avisar.
Existen otros, que desconocen la palabra "Etica", tanto en su significado como en su contenido, debo reconocér que esto es común en todas las profesiones que involucren el manejo de dinero.
El motivo de este analisis, mejor dicho el personaje de esta reflexión, pertenece a este grupo, con el atenuante de que el no lo sabe, su soberbia le impide reconocer que no es mas que un peón sin iniciativa propia ni criterio para evaluar lo correcto.
Su banco (Casi Todos), está ligado a grupos empresariales y religiosos, quienes les imponen diversas formas de interactuar con sus clientes, creando un "·Estilo" de trabajo.
Hoy le ha tocado a Ud. "Sr. Agente", no me importa su rimbommbante apellido ni sus amanerados gestos, quiero que sienta lo que pienso de Ud.
Quiero que sepa que "mi dinero", y "mi trabajo", es lo que lo sustenta.
Para una próxima vez que tenga que escuchar una explicación, debe mirar a los ojos y bajar de su pedestal.
Al fin y al cabo, Ud. es un simple individuo mas.
Ojalá que la frase : "Espiritu de Navidad" , le llegue de verdad.-
Hasta pronto.-

No hay comentarios.: