miércoles, abril 21, 2010

Día Mundial del Libro, 23 de Abril 2010


Volviendo a la normalidad, tratando de re-encontrarme con las energías positivas que escasean por estos dias post-terremoto, sobre todo de parte de aquellos habitantes de este pequeño reino, mas parecido a una isla que con poco esfuerzo en algunos momentos he comparado a Macondo, lugar de problemas existenciales y de otras patologías relacionadas al stress y la ceguera endémica en la que viven los muchos postergados por sus propios ego-ismos.
Los Vilos, mi querida Vilandia , lugar que de a poco va quedando en el olvido de las letras, pues su temática natural se destruye día a día y la inspiración que nacía en cada despertar se adormece con los ruidos del progreso y la contaminación. Parece que necesitamos nuevas voces que nascan de la tierra, de las areniscas transformando las dunas a la libertad del viento.
Renovar, re-encantar, re-leér es la consigna en estos días...Pero cuidemos nuestro entorno, Los Vilos merece recuperar su pureza inspiradora.
Yo soy apenas un caminante, peremne y pasajero, mi único equipaje es la memoria, mi destino y un par de palabras mal escritas.
Pero tú, vileño o villano, que vives y reinas en tu reino encantado, despierta¡¡¡
Yo:
Celebraré con calma los amaneceres perdidos, los atardeceres humedos de Otoño, las palabras escondidas tras una mirada azul, libro abierto de un escondido sentimiento.
Celebraré este 23 de Abril el día del Libro.
Felicidades.

No hay comentarios.: