jueves, agosto 18, 2011

El Jardín Encantado

Cuando una buena obra cumple 20 años es porque ha madurado y trasciende, cuando los sueños se convierten en realidad es un motivo de alegría.
Hoy le rindo un homenaje a esos sueños cumplidos...:

EL JARDIN ENCANTADO

Erase una vez, un juglar que no cantaba, solo podía escribir sus canciones y su reino era el silencio…

Este cuento comienza hace casi 30 años cuando el juglar llega desde lejanas tierras a la comarca llamada Vilandia,

Su sustento lo ganaba de trabajar con la gente, sobretodo con los mas pobres que Vivian junto al mar, que a veces mezquinaba sus riquezas .

En un lugar de esta comarca, vivía una hermosa princesa de largos rizos y mirada profunda, su palacio de día bullía de actividad pero la soledad reinaba. Un día cualquiera el juglar y la princesa se conocen y el amor brotó mágicamente.

Con el correr del tiempo el fruto del amor nació y pronto correteaba por el palacio vacío..

La princesa soñaba con un hermoso jardín encantado, donde su querubín jugara con muchos niños del reino, sobre todo con aquellos que no podían acudir a aprender cantando y jugando , escuchando de la sabiduría de la princesa y sus cortesanos.

Mágicamente, los sueños del juglar y la princesa se convierten en realidad con la ayuda del hada madrina llamada Ninette, y un día de Agosto de hace 20 años nace el Jardín TISKA MAMA , llamado así en recuerdo de la madre del hada madrina, que con su legado inspiró tan bello sueño..

En un pequeño espacio del castillo familiar la princesa, el hada madrina y sus cortesanos iniciaron la labor de sembrar la semilla del conocimiento, del amor, de principios y valores que sus pequeños huéspedes llevarán toda la vida.-

Con los años el Jardín creció, sorteando tempestades y sequías, luchando contra el reino de Envidiopolis y contra los prejuicios y hostilidad de los condados vecinos, cuyos reyezuelos veían en el jardín un paladín contra la ignorancia.

El sueño del juglar y la princesa se convirtió en realidad, pues su querubín dorado creció en compañía de otros querubines sin importar el color del cabello o de sus ojos, donde el idioma era el mismo y las risas y alegrías eran su lenguaje común y se mezclaban sin distinciones…

Hoy, con mucho orgullo, Al celebrar sus 20 años de creación del jardín encantado, La princesa y el juglar siguen soñando con la ayuda de sus hadas madrinas: Ninette, Tía Catherine ,Tía María y Tía Aurora, seguirán usando su magia , enseñando, educando y fortaleciendo los valores y principios que resurgieron de este sueño en los niños de Vilandia.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado y pasó por un zapatito roto y mañana les contaré otro…..

Luis Emilio Sepúlveda, Agosto 2011.-

No hay comentarios.: