lunes, abril 02, 2007

Hola Abril...

El paisaje casi impresionista de la costa de mi pueblo-caleta, es lo opuesto al surrealista diario vivír de la comunidad. Ha pasado mas de una semana desde mi último posteo y la situación no ha variado con respecto a la cuasi-anarquía reinante. Los consejales aún no se ponen de acuerdo en muchas de las materias propias de sus cargos y la ley del desorden impera en las oficinas del municipio, agravado todo por la idiosíncracia del vileño-chileno que deja todo para última hora, patentes, pagos, uniformes y útiles escolares, etc...
El mar no ha acompañado las jornadas de pesca de muchos y otros aprovechan los generosos rayos del sol otoñales, caminando por la costanera y la playa hacia Matagorda... Por allí se divisa de cuando en vez al Rodrigo E. con sus corvinas a la espalda y los habituales bodyboarders y surfers flotan a la espera de la ola adecuada, meciendose con sus oscuras fundas al ritmo del mar cada vez mas agitado de fines de Marzo.
Aún no llega el momento de la poesia, cada vez mas cercano, esos momentos que llegan con la oscuridad y la niebla. La inspiración que brota de la arena humeda y de la brisa que hace ondular las dunas, escondiendo las huellas de los amantes furtivos...
En fin, esa calma que llama al sueño fácil y las palabras brotan fáciles, llenando nuestro universo de imagenes, donde la naturaleza nos muestra su belleza simple y casi siempre ignorada por la prisa de los tiempos...
Por ahora me detengo en la espuma de este mar burbujeante, donde se dibuja la silueta difusa de la mano del hombre, cambiando el horizonte de lugar, adentrandonos en la frágil línea que separa lo material de lo espiritual.
Nos vemos.-

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lindas fotos, felicitaciones.